logo Digitalia
Advanced Search
Ensayo de una crítica de toda revelación

Ensayo de una crítica de toda revelación

Viewers online:

  • ReadSpeaker

    Download options

  • Adobe DRM Adobe DRM
    Checkout
    Non available
  • Available
  • Mode: Loan
  • Loan duration: 20 days
  • Permissions: Read
  • Format: PDF
Register for added functions

Caption:

Ensayo de una crítica de toda revelación, cuya primera versión en lengua española presentamos hoy, es también la primera obra que publicó J. G. Fichte, el iniciador del llamado Idealismo alemán. La obra, que apareció anónima en 1792, [Versuch einer Critik aller Offenbarung. Königsberg : Im Verlag der Hartungschen Buchhandlung Hartung, 1792]
 fue considerada por un tiempo como la tan esperada cuarta crítica kantiana, la de la religión, alcanzando por ello una gran notoriedad. No sólo es un brillante y agudo análisis ilustrado de las relaciones entre la ética y la religión en un mundo de profundas transformaciones, tal vez sólo comparables a las que vive nuestro presente, sino también un documento imprescindible para comprender las raíces de ese movimiento que, al culminar en Hegel, y más allá de éste en Marx, polarizó el pensamiento del siglo XX, una centuria que terminó con la caída del muro de Berlín, precisamente la capital de cuya universidad Fichte fue primer rector.

"Nuestra edición se ha basado en la versión alemana de la llamada edición crítica, /. G. Fichte-Gesamtausgábe der Byerischen Akademie der Wissenschaften, Stuttgartt-Bad Cannstatt, Friedrich Fromma Verlag, 1964 I, 1, 15-166 a cargo de la Academia de Ciencias de Baviera, por lo que hemos adoptado los mismos criterios que en ésta, presentando en primer lugar la primera edición, añadiendo en apéndice los dos parágrafos completos añadidos por Fichte en la segunda, y aclarando mediante notas a pie de página las modificaciones significativas entre ambas ediciones. Entre corchetes señalamos la paginación del texto alemán. Las notas introducidas por nosotros van seguidas de la expresión [N del T.]. Las demás son de Fichte" (p. 38)